Cuando hablamos de la infancia y adolescencia nos referimos a dos periodos muy importantes de la vida, son etapas que se caracterizan por cambios constantes y profundos a nivel físico, psicológico y social.

Como padres, a menudo somos incapaces de afrontar los problemas que pueden presentar nuestros hijos (de conducta, emocionales, escolares y de aprendizaje, de adaptación, del desarrollo…) o no sabemos cómo hacer frente a situaciones cotidianas (hábitos, alimentación, uso de nuevas tecnologías…).

En estos casos la intervención psicológica es especialmente útil para el tratamiento de los trastornos infantiles, y para enseñar a los padres a gestionar de forma adecuada la educación de los hijos y el bienestar familiar.

infancia